Sergio Caballero, del Sónar a Cannes con su exploración de la maternidad

Sergio Caballero, del Sónar a Cannes con su exploración de la maternidad 

Una escena del filme. EFE/Foto cedida

Cannes (Francia), 19 may (EFE).- Rostro del festival de música electrónica Sónar, del que es cofundador y codirector, el español Sergio Caballero cambia de certamen con su llegada a Cannes, donde este domingo proyectó «Je te tiens», un cortometraje sobre la vida y la maternidad.

La cinta, de 21 minutos, está protagonizada por Ángela Molina y Virginia Rousse. La conversación en un coche entre madre e hija, a la que la primera intenta convencer de que no se suicide, le ha llevado hasta la Quincena de Realizadores, sección paralela del festival.

«Que te reconozcan en un sitio así, donde ha habido grandes autores que presentan su trabajo, es un espaldarazo», indicó a EFE el director.

«Je te tiens» es su primera incursión en el género dramático, tras «Finisterrae» (2010), «La Distancia» (2014) y «Ancha es Castilla / N’importe quoi» (2014).

Y es también su primer trabajo con una actriz profesional. «No quería que actuara, sino que viniera y con la energía de todos creáramos una pieza», añadió sobre un proyecto que no tiene guión, y que nació del rodaje de la campaña de Sónar 2019, que se celebrará entre los próximos 18 y 20 de julio.

El resultado mezcla con naturalidad conversaciones intimistas con elementos de ciencia ficción.

«Tenía la idea de hacer un homenaje al cine negro de Hollywood, donde todos trabajaban con retroproyección, porque no existía el croma. En la película no hay ni un solo croma, con las posibilidades que eso te da», apuntó.

El director prefiere que su cinta quede abierta a la interpretación.

«Esto de que las películas tengan que explicar algo siempre, que tengan una narrativa, lo encuentro que está muy bien para una serie de cine, pero tiene que haber más cines diferentes. Me gusta proponer al espectador que venga a ver las cosas sin tanto prejuicio», afirmó.

Molina, por su parte, dijo agradecer la libertad que se le concedió en este proyecto y volver a un festival donde, entre otros, tuvo en competición «Los restos del naufragio» (1978) o «Carnage» (2002) en la sección oficial Una Cierta Mirada, la segunda en importancia.

«Cuando te eligen el trabajo es una alegría real muy fuerte, muy inocente, como un niño que recibe sus regalos de Navidad. Algo puro, sano, muy buena noticia, que no te esperas», concluyó la actriz, presente también en este último estreno en la ciudad de Cannes.