Rusia admite la falta de avances sobre el tratado INF en las negociaciones con EEUU

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. EFE/Archivo

Moscú, 31 ene (EFE).- El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, reconoció hoy la falta de avances en la última ronda de negociaciones con Estados Unidos sobre el primer tratado de desarme nuclear de la Guerra Fría, INF, que Washington se propone abandonar el 2 de febrero.

«Lamentablemente no hay avances. (La postura de EEUU) es extremadamente dura y se cimenta en los ultimátum. La responsabilidad por lo ocurrido recae totalmente en Washington», dijo Riabkov a los medios rusos.

Riabkov se reunió hoy en Pekín, con ocasión de la conferencia de las cinco potencias nucleares, con la subsecretaria de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional de EEUU, Andrea Thompson, en un último intento de salvar el tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance suscrito en 1987.

«Por lo que hemos entendido, ahora comienza la próxima fase en la que EEUU suspenderá el cumplimiento de sus obligaciones en el marco del INF, lo que, previsiblemente, ocurrirá este fin de semana», comentó.

El diplomático denunció que el ultimátum de 60 días que Washington le puso a Moscú para que destruyera el misil de crucero Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN) que, según Occidente, viola el INF, era «sólo un juego».

«Mi conclusión es que EEUU no esperaba lograr ninguna solución. Fue todo un juego llamado a ocultar la decisión ya tomada hace mucho tiempo de salirse del tratado INF», apuntó.

Riabkov dijo que le respondió a su interlocutora estadounidense que «no se puede entablar una conversación con Rusia con métodos de chantaje» y lamentó que Washington no aceptara la invitación para inspeccionar la pasada semana el Novator.

También criticó a EEUU por no reaccionar hoy ante las denuncias rusas de que las lanzaderas verticales MK-41, que ya han sido desplegadas con los sistemas de combate Aegis Ashore en Rumanía y próximamente lo serán en Polonia, también violan el INF.

Con todo, subrayó que Rusia «no baja los brazos» y seguirán buscando una solución al problema, aunque admitió que ahora «se ha vuelto mucho más complicado».

Rusia considera «inadmisible» la petición de EEUU y la OTAN de que Moscú destruya el Novator que, según el Ministerio de Defensa ruso, tiene un alcance de 480 kilómetros, por lo que no viola el INF.

Además, advierte que no reconocerá en ningún caso la salida unilateral de EEUU del tratado INF y que ésta tendrá «un valor insignificante desde el punto de vista jurídico».

EEUU dio de plazo a Rusia hasta 2 de febrero para cumplir de manera «verificable» el INF, ultimátum que fue rechazado por el presidente ruso, Vladímir Putin, que acusa a Washington de aumentar el riesgo de una guerra nuclear en el mundo al abandonar tratados de desarme claves para la seguridad internacional.