Rivlin termina hoy las consultas para encargar la formación del Gobierno

El presidente israelí, Reuven Rivlin. EFE/Archivo

Jerusalén, 16 abr (EFE).- El presidente israelí, Reuvén Rivlin, terminará hoy las consultas con los partidos que obtuvieron representación parlamentaria para decidir qué candidato tiene más opciones para formar Gobierno, que según todos los pronósticos será el actual primer ministro, Benjamin Netanyahu.

En la segunda jornada de consultas, que por primera vez se transmiten en directo en un compromiso con la transparencia, Rivlin ya se entrevistó hoy con los representantes del Partido Laborista, Israel Nuestro Hogar y Derecha Unida, y concluirá la ronda con encuentros con Meretz, Kulanu y Raam-Taal.

Tanto Israel Nuestro Hogar y la Derecha Unida, con cinco diputados cada uno, y Kulanu, con cuatro, han anunciado que darán su apoyo a Netanyahu.

Estos se suman al que confirmaron ayer las formaciones ultraortodoxas Shas y Judaísmo Unido por la Torá, con ocho y siete asientos cada uno, que garantizan al Likud de Netanyahu la mayoría simple de 61 escaños necesaria para formar gobierno en una Cámara de 120.

A media mañana de hoy, el apoyo estaba garantizado.

El presidente israelí ha expresado su deseo de tener elegido este miércoles un candidato, que tendrá un plazo de 28 días -extensibles dos semanas más- para montar el nuevo Ejecutivo.

En estos días se llevarán a cabo las negociaciones entre Netanyahu y los partidos que le han dado su apoyo, que deberán materializarse en acuerdos de gobierno.

El exministro de Defensa Avigdor Liberman, que encabeza Israel Nuestro Hogar, reveló anoche que propondría a Netanyahu, pero aseguró que su partido no cederá en lo relativo a la ley de reclutamiento militar obligatorio, a la que se oponen los ultraortodoxos, incluso si eso significa «ir a la oposición o celebrar nuevas elecciones», recogió la radio israelí Kan.

El segundo partido más votado, Azul y Blanco, que con el exjefe del Estado Mayor Beni Gantz al frente obtuvo 35 escaños, ha conseguido por el momento el apoyo de los seis escaños de los laboristas, insuficientes para sostener una coalición de Gobierno.