Los productores de espectáculos de Puerto Rico contra la colegiación voluntaria

Vista del jueves 3 de noviembre de 2011, del concierto del pianista estadounidense Arthur Hanlon en el Fuerte San Cristóbal del Viejo San Juan (Puerto Rico). Hanlon protagonizó el especial de televisión «Encanto del Caribe» que será comercializado a principios de 2012. EFE/Archivo

San Juan, 19 may (EFEUSA).- La Junta del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico advirtió de las consecuencias que tendría para la industria la aprobación del Proyecto de la Cámara 1795 que pretende enmendar la Ley 113-2005 que creó el CoPEP para disponer la colegiación voluntaria en el sector. «En claro menosprecio a nuestra industria, la Cámara de Representantes se dispone mañana, lunes, a bajar a votación el Proyecto de la Cámara 1795 para eliminar la colegiación ‘compulsoria’ -obligatoria- de los productores en Puerto Rico. Este acto constituye un atentado contra la industria, su aportación al desarrollo económico del país y relega a la incertidumbre a los consumidores», dijo Nelson Castro, presidente de la Junta de Colegio de Productores de Espectáculos Públicos.

Destacó que la colegiación voluntaria «es un retroceso a los tiempos donde no existía garantía alguna para el consumidor sobre la realización del evento y menos sobre su dinero».

Por su parte, la primera vicepresidenta de la entidad, Soraya Sánchez, señaló que «la colegiación compulsoria -obligatoria- le pone cara, a través de un profesional, a la presentación de eventos. Cuál es el propósito de este proyecto de ley, qué adelanta, a quién favorece».

La directora de la Junta de la entidad, Ivonne Class, explicó que con una colegiación voluntaria se elimina la representación monolítica y con ello el potencial y la capacidad de negociación para facilitar los negocios en la compra de productos y servicios que al final le permite al productor no aumentar los costos de los boletos.

«El proyecto promueve que productores extranjeros desplacen a los residentes, se exporte el capital, escudándose detrás de corporaciones en detrimento de los consumidores», dijo Class.

El informe de la Comisión cita la recién determinación del Tribunal Supremo que expresa que el Estado puede regular las profesiones, pero debe hacerlo mediante el método menos oneroso.

En el caso de los mecánicos, se dice que la medida menos onerosa sería a través de la Junta Examinadora, por lo que no tiene que ser a través del Colegio.

«Este no es el caso de los productores, porque la profesión de productor de espectáculos públicos no tiene una Junta Examinadora y Hacienda no es el equivalente a una junta», aclaró Castro.

«Según la medida que la Cámara pretende aprobar, no es de interés apremiante del Estado que quien represente a los consumidores sea un profesional de la industria, ¿entonces quién, el Departamento de Hacienda?», cuestionó.