Australia procesa a varios periodistas por la cobertura del caso contra el cardenal Pell

Miembros de medios de comunicación dan a conocer la sentencia contra del cardenal australiano George Pell en el exterior de la corte del condado en Melbourne, Australia, el 13 de marzo de 2019. El cardenal Pell, el tercer hombre más poderoso del Vaticano, fue condenado a seis años de prisión tras ser declarado culpable de abuso sexual infantil. EFE/Archivo

Sídney (Australia), 26 mar (EFE).- La Fiscalía australiana demandó a 13 grupos mediáticos y 23 periodistas por presuntamente contravenir las restricciones legales que impedían divulgar detalles referidos al proceso por pederastia contra el cardenal George Pell.

La demanda por desacato afecta a grupos como The Herald, Weekly Times o News Life a los que se acusa de “perjudicar o interferir con la debida administración de justicia” con sus informaciones, indicó en un comunicado el tribunal Supremo del estado de Victoria.

Los imputados se enfrentan a penas de prisión y multas de ser hallados culpables de violar las órdenes impuestas por el juez Peter Kidd, que prohibió divulgar pruebas relativas al caso de pederastia contra Pell y el veredicto del primer juicio contra el ex número 3 del Vaticano.

Varios medios internacionales divulgaron el veredicto del primer proceso, pero los medios locales debieron guardar silencio.

Entonces, el jurado que declaró culpable a Pell de cinco delitos de pederastia, uno de ellos por penetración oral, perpetrados contra dos niños del coro de la catedral de St Patrick, en Melbourne, en la década de 1990.

Los medios australianos tuvieron que someterse al apagón informativo debido a las restricciones del juez Kidd, orden que supuestamente habría sido violada por los demandados que deberán comparecer ante el tribunal el 15 de abril.

El sobreseimiento el 26 de febrero pasado del segundo proceso contra Pell, por delitos de abusos sexuales a menores presuntamente ocurridos en la década de 1970, llevó a Kidd a levantar las restricciones y permitió a la prensa australiana informar del caso que llevó al prelado de 77 años a ser condenado a seis años de prisión.